Google Pixel 6a, análisis: el Pixel "mini" que queríamos, ahora con cerebro de gama alta - Teknogue 24

Google Pixel 6a, análisis: el Pixel "mini" que queríamos, ahora con cerebro de gama alta


El Pixel 6a ya no es solo bueno y barato, ahora también es bonito: análisis a fondo del smartphone asequible de Google para 2022

Google Pixel 6a, análisis: el Pixel "mini" que queríamos, ahora con cerebro de gama alta

Parece otro Pixel barato más, pero la realidad es que, con el nuevo Pixel 6a, Google acaba de adentrarse en un terreno que no había vuelto a explorar desde la desaparición de los Google Nexus: el de la gama alta asequible.

Porque este nuevo terminal, que hoy debuta alrededor del mundo, hereda varias de las características de los modelos más caros de la familia Pixel, incluyendo el procesador Google Tensor que llevó a los Pixel 6 a competir con lo mejor del pasado año 2021, las tecnologías de memoria y almacenamiento ultrarrápidas o el soporte de hasta 5 años en cuanto a actualizaciones. Todo, ofrecido a un precio casi 200 euros inferior al del Pixel 6 más barato.

Si los Pixel 6 y Pixel 6 Pro aterrizados en España a principios de año ya nos gustaron, este Pixel 6a, que conserva buena parte de sus rasgos, y además es más barato, parece tenerlo todo para conquistarnos.

Y, efectivamente, así ha sido. Este es nuestro análisis a fondo del nuevo Google Pixel 6a.

Google Pixel 6a, análisis: el Pixel "mini" que queríamos, ahora con cerebro de gama alta

El Google Pixel 6a equipa una pantalla de 6,1 pulgadas OLED, con tasa de refresco de 60 hercios / Imagen: Christian Collado

Google Pixel 6a, opinión y puntuación

Google Pixel 6a, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Google Pixel 6a?
A favor
  • Formato cómodo y compacto
  • Gran calidad de construcción
  • Rendimiento de gama alta
  • Cámaras de gran calidad para su precio
En contra
  • “Solo” tres años de actualizaciones
  • Pantalla de 60 Hz
  • Carga lenta y sin cargador incluido
Conclusiones Mismo procesador que el “Pro”, dos cámaras de primer nivel y mucho más barato que un iPhone 13. El Pixel 6a es el móvil que necesitábamos en 2022.

Precio del Google Pixel 6A y dónde comprar

El Google Pixel 6a aterriza en España a un precio oficial de 459 euros en su variante de 6 GB de memoria RAM con 128 GB de almacenamiento interno.

Se puede comprar desde el día 21 de julio a través de Google Store, y está disponible en tres colores: verde, tiza (blanco) y carbón (negro).

Además, Google también ha puesto a la venta su nuevo dispositivo a través de Amazon, donde se puede conseguir con unos Pixel Buds A de regalo a modo de promoción de lanzamiento.

Pixel 6a + Pixel Buds A

Ficha técnica de características

Google Pixel 6a
Características
Dimensiones 152,2 x 71,8 x 8,7 mm
Pantalla OLED rígida de 6,2 pulgadas
Full HD+
Tasa de refresco de 60 Hz
Gorilla Glass 3
Procesador Google Tensor (GS101)
Co-procesador de seguridad Titan M2
RAM 6 GB LPDDR5
Sistema operativo Android 12
Mínimo de 3 años de actualizaciones de Android aseguradas
Mínimo de 5 años de actualizaciones de seguridad
Almacenamiento 128 GB UFS 3.1
Cámaras Trasera:
Sony IMX363 de 12,2 MP Dual Pixel, ƒ/1,7, 1,4 μm
Ultra gran angular Sony IMX386 de 12 MP, 112°
Frontal:
Sony IMX355 de 8 megapíxeles
Batería 4410 mAh con carga rápida de 18W (cargador no incluido)
Otros Lector de huellas en pantalla
USB Tipo C
Altavoces estéreo
Doble micrófono con cancelación de ruido
Wi-Fi 6 y 6E
Bluetooth 5.2

¿Dónde se sitúa el Google Pixel 6a?

El 6a es el modelo más barato de la serie Pixel 6, y la sexta generación de smartphones de la familia “A” de Google.

A grandes rasgos, se trata de una versión ligeramente recortada y más compacta del Pixel 6, con algunos cambios en la pantalla, las cámaras y la batería. Por lo demás, conserva la mayoría de aspectos de su hermano mayor.

Nothing Phone (1)

Hoy por hoy, su rival más directo es el Nothing Phone (1), un dispositivo que, como el Pixel 6a, apuesta por un software limpio, un sistema fotográfico de calidad y sin añadidos innecesarios y, sobre todo, un diseño llamativo y diferente. El aspecto del Pixel 6a no es tan innovador como el del modelo de Nothing, pero el hecho de heredar el aspecto de los Pixel 6 y 6 Pro suma algunos puntos a su favor.

POCO F4

Otros modelos de precio parecido y concepto similar que se pueden encontrar en el mercado son el POCO F4 y el Xiaomi 12 Lite.

Xiaomi 12 Lite

Diseño

Definir el aspecto del Pixel 6a como el de un Pixel 6 más pequeño sería acertado, pero también supondría quedarse algo cortos al hablar del trabajo de diseño realizado por Google en este sentido.

En un segmento del mercado donde una buena cantidad de los móviles más vendidos utilizan el plástico como material de construcción principal (es el caso del realme GT Neo 3T o el POCO F4, dos de los más populares), Google ha decidido sumarse a la moda, y reemplazar el vidrio de los Pixel 6, por un material plástico que da forma a la parte trasera del dispositivo.

Parte trasera negra del Pixel 6a

Google apuesta por un plástico con un efecto que recuerda al vidrio para dar forma a su Pixel 6a /

No obstante, el material utilizado por Google tiene uno de los mejores tactos y texturas que haya podido tocar hasta la fecha en un móvil de plástico, y es básicamente indistinguible del vidrio que da forma a la parte trasera de mi Pixel 6 Pro. Además, este modelo más barato mantiene la resistencia al agua bajo un nivel de certificación IP67.

See also  Having this Google Maps option activated can free you from a fine

La “Camera Bar” de la parte trasera es el rasgo más representativo del diseño, y lo que delata que estamos ante un dispositivo de Google. Está rodeada de un bisel metálico y recorre horizontalmente la parte superior de la espalda del teléfono. En su interior, nos encontramos con el módulo de cámaras y el flash LED.

Una vez más, Google ha decidido dotar a su dispositivo de diferentes acabados, todos ellos haciendo gala de un doble tono de color. El modelo “Carbón” que hemos podido probar cuenta con dos tonalidades de gris, una en la parte inferior de la Camera Bar, y otra en el estrecho borde situado sobre ella.

“La Camera Bar es a los Pixel lo que el notch es a los iPhone”

La trasera está construida cuenta con un recubrimiento antihuellas, que evita que la suciedad quede adherida con tanta facilidad. Lo cierto es que se nota, aunque un acabado mate en lugar de brillante hubiera sido preferible, y eliminaría la necesidad de dicho recubrimiento.

Todo el borde del dispositivo está construido en aluminio, con un acabado mate que contrasta con el brillante del panel de vidrio trasero, y que sirve como nexo de unión con la pantalla, también protegida por un panel de vidrio Gorilla Glass 3 que se curva muy ligeramente en sus extremos.

Parte trasera del Google Pixel 6a

La “Camera Bar” alberga dos sensores y el flash LED, y su borde de aluiminio se funde con el chasis del teléfono en los laterales / / Imagen: Christian Collado

Con 6,1 pulgadas de diagonal de pantalla, el Pixel 6a es uno de los móviles más compactos de su categoría. Tiene un tamaño notablemente inferior al de modelos de precio similar, como el Nothing Phone (1) o el POCO F4, y también es más pequeño que el propio Pixel 6.

El formato es extremadamente cómodo gracias a su altura, anchura y grosor. Además, con sus 178 gramos de peso, consigue ser uno de los móviles más ligeros de su categoría.

Todo ello le ayuda a ser uno de los móviles más cómodos de utilizar que hayamos probado en mucho tiempo, únicamente superado por modelos como el Xiaomi 12.

Eso sí: no todos los cambios son a mejor. Por primera vez en la historia de la serie “A”, Google ha retirado el puerto para auriculares de 3,5 milímetros. Por suerte para los primeros compradores, no echarán de menos este conector gracias a los Pixel Buds A de regalo que Google está ofreciendo al reservar el Pixel 6a.

Pantalla

Pantalla del Google Pixel 6a

A pesar de los 60 hercios, el panel del Pixel 6a ofrece un buen resultado general / Imagen: Christian Collado

Pasamos ahora a hablar de uno de los pocos apartados polémicos del Pixel 6a: su pantalla.

Como decía en el apartado anterior, tiene una diagonal de 6,1 pulgadas. Se trata de un panel OLED rígido, con una resolución Full HD+ con 429 píxeles por pulgada, protegido por un panel de vidrio Gorilla Glass 3 y compatible con HDR y profundidad de color de 24 bits.

Sin embargo, en un año en el que las pantallas con alta tasa de refresco comienzan a llegar, incluso, a móviles de poco más de 100 euros, Google ha decidido mantenerse conservadora, y dotar al Pixel 6a de un panel con tasa de refresco de 60 hercios.

Dejando la frecuencia de refresco al margen por un momento, lo cierto es que la del Pixel 6a es una buena pantalla, que no destaca en nada, ni en lo bueno, ni en lo malo. Se puede llegar a echar en falta un poco más de brillo en determinadas situaciones, pero por otro lado, la reproducción de colores es muy precisa. Por su tamaño y resolución, la nitidez también es buena, y los biseles que la rodean tienen un tamaño lo suficientemente compacto.

“Tras unos pocos minutos de uso, es fácil acostumbrarse de nuevo a la tasa de refresco reducida”.

Es cierto que se puede llegar a echar en falta ese extra de suavidad que aportan los 90 o 120 hercios, y que tan bien combinan con las animaciones de Android 12. Aun así, la fluidez del software de Google logra, en parte, aumentar el efecto de suavidad y tras unos pocos minutos de uso, es fácil acostumbrarse de nuevo a la reducida tasa de refresco.

Además, el iPhone 13 cuesta 300 euros más, y no veo a nadie quejarse por no incluir una pantalla de 120 hercios.

Hardware y rendimiento

Usando el Google Pixel 6a

Android 12 es la versión que da vida al dispositivo, con los añadidos exclusivos de Google para los Pixel / Imagen: Christian Collado

Por primera vez en los cuatro años que la compañía lleva lanzando smartphones dentro de la serie “A”, Google ha decidido cambiar por completo su estrategia en lo que a procesador se refiere.

Atrás quedan los Snapdragon de las series 600 y 700 de Qualcomm. Esta vez, la compañía ha optado por dotar al Pixel 6a de su primer procesador de diseño propio, Google Tensor.

Se trata del mismo chip que encontramos en el interior de los Pixel 6 y Pixel 6 Pro, y por tanto, hablamos de un procesador orientado a la gama alta.

See also  I will not use a Xiaomi vacuum cleaner again, and it is thanks to this one for less than 140 euros

Tensor es un procesador que deriva del chip Samsung Exynos 2100, pero sobre él, Google ha realizado multitud de modificaciones, que van desde una configuración de núcleos muy diferente, liderada por dos núcleos Cortex X1 de alto rendimiento, hasta la inclusión del chip de seguridad Titan M2, que sumado a tecnología ARM TrustZone, hace que el Pixel 6a, junto a los Pixel 6 y 6 Pro, sea uno de los smartphones con mayor número de capas de hardware de seguridad existentes.

Las pruebas sintéticas dejan claro que Tensor alcanza el nivel de plataformas como Snapdragon 888 o Apple A15 en lo que a potencia bruta se refiere. Algo que podría llegar a suponer una desventaja si habláramos de un smartphone de 800, 900 o 1000 euros, pero no en uno de poco más de 450 euros.

“Los 6 GB de memoria RAM pueden antojarse algo escasos de cara a un futuro no muy lejano.””

Su rendimiento es digno de un smartphone de primera línea. Tensor con creces al realizar cualquier tipo de tarea cotidiana, y se desenvuelve bien a la hora de ejecutar juegos pesados o aplicaciones que demanden de una elevada cantidad de recursos. En este sentido, tan solo los 6 GB de memoria RAM pueden antojarse algo escasos de cara a un futuro no muy lejano.

Como ya comenté en mi análisis del Pixel 6 Pro: puede que este no sea el mejor smartphone de su categoría para obtener la mayor puntuación en un benchmark ni para conseguir experiencias de juego más dignas de una consola portátil que de un móvil. Pero no tengo duda de que sí es uno de los más aptos para quienes quieran disfrutar de una experiencia equilibrada, fluida y consistente durante varios años.

Software y experiencia

Pantalla de bloqueo del Google Pixel 6a

Un gran widget de reloj se apodera de la pantalla de bloqueo de Android 12, tomando su color del fondo de pantalla gracias a Material You / Imagen: Christian Collado

Si te compras un Pixel 6a, probablemente sea por la experiencia que ofrece su software. Antes de analizar este teléfono, estuve probando el Nothing Phone (1), un dispositivo que, como el Pixel, destaca por contar con un software limpio y con una estética muy cercana a la de Android nativo.

Pero la diferencia entre ambos softwares es como la noche y el día. El Pixel 6a ofrece una experiencia mucho más coherente y consistente en general, sin los problemas de lag que sí me encontré en el Nothing en determinadas situaciones.

A grandes rasgos, no es una versión muy distinta de la que ya encontramos en los Pixel 6 y 6 Pro. El software está basado en Android 12, e introduce añadidos propios de Google como la función “Está Sonando”, que permite reconocer la música que suena a nuestro alrededor, sin necesidad de conexión a Internet; el widget “De un vistazo”, capaz de mostrar información interesante de manera proactiva; o la traducción instantánea en hasta 11 idiomas.

Por lo demás, la versión de Android 12 integrada en el Pixel 6a es idéntica a la de los Pixel 6 y 6 Pro. Como también lo es el soporte en lo relativo a actualizaciones, con un mínimo de tres años de actualizaciones del sistema, y cinco años de actualizaciones de seguridad mensuales, incluyendo las actualizaciones de funciones para Pixel liberadas cada tres meses.

Que Google se haya comprometido a actualizar su móvil más barato durante un mínimo de cinco años sin duda es una buena noticia. Sin embargo, ya es hora de que la marca decida ampliar el período de actualizaciones del sistema hasta un mínimo de cuatro años. Si Samsung lo ha conseguido, Google también debería ser capaz de hacerlo.

Continuando con otros aspectos que complementan la experiencia de usuario, hay que detenerse en el excelente motor de vibración escondido en el interior de este dispositivo, uno de los mejores que haya probado hasta la fecha en un smartphone Android. La respuesta es firme, precisa y agradable, y Google consigue sacarle partido a través de diferentes efectos de vibración repartidos a lo largo de toda la interfaz.

El sistema de altavoces estéreo es, también, de gran calidad, pudiendo emitir un sonido a un volumen muy alto sin llegar a distorsionar, y con una calidad sonora de alto nivel.

Por último, mencionar que el lector de huellas dactilares, integrado en la pantalla, parece ser el mismo que ya encontrábamos en los Pixel 6. Es, por tanto, un poco más lento que el de otros modelos de la competencia, pero es lo suficientemente preciso como para evitar que la falta de velocidad sea un problema.

Batería y carga

Parte inferior del Google Pixel 6a

El Pixel 6a solo se puede cargar a través de USB Tipo C: nada de carga inalámbrica en este modelo / Imagen: Christian Collado

Google no es precisamente famosa por dotar a sus dispositivos de baterías especialmente grandes, aunque con los Pixel 6 nos demostró que eso tampoco era del todo necesario para lograr ofrecer una autonomía por encima de la media.

El Google Pixel 6a es otra buena prueba de ello. Equipa una batería de 4410 mAh de capacidad, ligeramente por debajo de los 4500 mAh de algunos modelos de la competencia dentro de este mismo rango de precios. Pero, ya sea por el procesador elegido, o por la ausencia de una pantalla con alta tasa de refresco, lo cierto es que los resultados son más que satisfactorios.

See also  This smart watch is the best buy: more than 100 euros discount and top features

Alcanzar la jornada de uso con algo más del 30% de batería restante resulta sencillo con un uso normal del dispositivo, que consista en hacer fotos, grabar vídeos, navegar con Chrome o usar la navegación con Google Maps durante una media hora.

Si hacemos un uso menos intensivo del dispositivo, es posible, incluso, alcanzar la jornada y media, con entre cuatro y cinco horas de pantalla encendida.

Google Pixel 6a, análisis: el Pixel "mini" que queríamos, ahora con cerebro de gama alta

El interior del Pixel 6a está liderado por una batería de 4410 mAh de capacidad / Imagen: Christian Collado

Donde el Pixel 6a no puede competir con sus principales rivales es en el terreno de la carga. El dispositivo soporta un máximo de 18 W de potencia a través de USB-C mediante la tecnología Programmable Power Supply 3.0. Usando un cargador compatible, la carga de 0 a 100 toma algo más de una hora y veinte minutos.

Vale la pena destacar, además, que el cargador del dispositivo no viene incluido en la caja junto al teléfono, de modo que habrá que usar alguno que ya tengamos por casa, o comprar uno compatible con el sistema de carga rápida del dispositivo.

Cámaras

Cámaras del Pixel 6a

La doble cámara trasera del Google Pixel 6a hace un fantástico trabajo / Imagen: Christian Collado

¿Se puede ser competitivo a nivel fotográfico usando un sensor de hace más de cinco años? Sorprendentemente, sí.

Google ha vuelto a apostar por su fórmula clásica para dar vida al sistema de cámaras del Pixel 6a: un par de sensores antiguos, pero fiables, respaldados de miles de líneas de código encargadas de hacer que el sensor que en su día llevaba un móvil de poco más de 100 euros como el Redmi 8 de Xiaomi, sea capaz de hacer verdaderas maravillar, y dejar en ridículo a los sensores de 50 megapíxeles de un buen puñado de móviles que cuestan varios cientos de euros más.

El Pixel 6a únicamente incorpora dos cámaras a su espalda: una principal, y otra asociada a una lente ultra gran angular, de 12,2 y 12 megapíxeles cada una.

Y si esta configuración te suena, es lógico: son, exactamente, las mismas cámaras que montaban los Pixel 4, Pixel 5 y Pixel 5a. Por tanto, no es de extrañar que los resultados también sean, básicamente, idénticos.

La calidad de las capturas es admirable teniendo en cuenta el uso de un sensor de más de media década de antigüedad y el precio por el que Google vende este dispositivo. La manera de procesar las escenas sigue siendo una de las más atractivas, más aun ahora que Google ha tenido a bien refinar la interpretación de los colores para que no se muestren tan apagados como antaño.

Este año, además, Google ha añadido una serie de mejoras heredadas de los Pixel 6, incluyendo una mejor representación de los diferentes tonos de piel, o la función de “Enfoque facial”, que combina diferentes imágenes con el objetivo de lograr que los rostros no salgan borrosos en las imágenes con movimiento.

Otra herramienta que se conserva es el “Borrador mágico” integrado en Google Fotos, y capaz de eliminar objetos o sujetos indeseados que se hayan colado en nuestras escenas. Gracias a la potencia de Tensor, el proceso toma unos pocos segundos, y los resultados son, en la mayoría de casos, sorprendentes.

La principal ausencia que encontramos en este modelo con respecto a los Pixel 6 son los modos de “movimiento”, pues por alguna razón, Google ha decidido no incluirlos en este modelo.

Viendo los resultados, volvemos a encontrarnos con el característico “look Pixel” que consiste en ofrecer un balance de blancos neutro, casi tirando a frío, y con un contraste muy marcado, pero conservando un buen rango dinámico de cada escena y pudiendo recuperar mucho detalle de las zonas sombreadas, en ocasiones teniendo que aumentar al nivel de ruido en cierta medida. Mención aparte se merece la opción de controlar las altas luces y sombras de manera independiente, un rasgo que, a día de hoy, solo Google incluye en sus dispositivos.

Otro valor añadido de este sistema de cámaras es la posibilidad de visualizar la escena con el efecto HDR aplicado en el visor de la aplicación de cámara, algo que ayuda a controlar el rango dinámico de la captura final. Pese a ello, una vez la imagen ha sido tomada, necesitará unos cuantos segundos para procesarse por completo.

El sensor ultra gran angular hace un buen trabajo, aunque con un angular de 112 grados, las capturas no son tan amplias como en otros dispositivos de la competencia. No obstante, esta falta de angular se suplementa con un buen control de la distorsión y una representación de los colores muy precisa, prácticamente idéntica a la del sensor principal.

De noche, ambas cámaras ofrecen un excelente resultado gracias a la ya famosa “Visión Nocturna”. Y, gracias al ajuste del balance de blancos que el procesado lleva a cabo, las imágenes tienen un efecto bastante neutro, si bien un tanto artificial.

Los retratos también convencen por la precisión del recorte (puede resultar un tanto agresivo, pero se puede ajustar posteriormente a través de Google Fotos) y la naturalidad del desenfoque, aunque no estaría mal que, a estas alturas, Google encontrase la forma de mostrar una previsualización del efecto de desenfoque en el visor de la cámara. Esto se extiende también a la cámara delantera, que también se respalda del procesado para mitigar las debilidades del humilde sensor de 8 megapíxeles y conseguir unos resultados más que correctos.

En definitiva, las cámaras del Pixel 6a son de lo mejor que se puede encontrar a día de hoy en el segmento de la gama media-premium, tanto en fotografía como en vídeo, donde también podemos obtener resultados muy decentes a pesar del reducido tamaño del sensor. Puede que el Nothing Phone (1) utilice dos sensores más modernos, pero a la joven marca de Carl Pei se encuentra a años luz de alcanzar los avances de Google en cuanto a fotografía computacional.

Galería de fotos y vídeos con Google Pixel 6a

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Andro4all para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published.